TOUCHSTONE
ART LIT ABOUT SUSTAINABILITY STAFF

Váyanse y jamás regresen

Nos dijeron

 

Olviden España

Nos dijeron

 

No se atrevan a vivir en ninguna ciudad, pueblo o aldea

Nos dijeron

 

Bajo pena de muerte

Nos dijeron

 

Proscritos, desterrados de todos nuestros reinos

Nos dijeron

 

Hemos hecho membrillo con las frutas del árbol

Hemos bebido el vino de las uvas dulces

Nos hemos bañado en estos ríos

Con nuestra fe hemos dado la bienvenida a la luna nueva

Nos hemos casado, criados nuestros hijos, enterrado a nuestros seres queridos en la tierra roja

Hemos escrito poemas en hebreo, árabe, castellano

Hemos construido modestas sinagogas, nada comparable a tus catedrales

Hemos recitado oraciones por la paz con el corazón abierto como el mar

Le hemos deseado mazal bueno a quienes se rindieron ante tu cruz

 

Hemos estado en esta tierra por más de mil años, generación tras generación

nos hemos enraizado tan hondo, ¿cómo podemos irnos?

Ciudades con nombres tan hermosos—

Toledo, Barcelona, Segovia, Zamora, Córdoba—

 

Finges no recordarnos

Finges no extrañarnos

Finges no vernos vagando en las sombras Sefarad es nuestra casa,

 

España es nuestra Sefarad

¿Quién eres para arrebatárnosla?

 

Lloro por mi pueblo, cerrando las puertas y guardando las llaves

Lloro por mi pueblo, llenando los barcos en el puerto de Cádiz

Lloro por mi pueblo, sudando el calor húmedo del verano

Lloro por mi pueblo, cargando la Torá en sus espaldas

Lloro por mi pueblo, mirando hacia atrás y viendo sólo a un moro diciendo adiós

Lloro por mi pueblo, lamentándose de sus vidas, deseando morir

Lloro por mi pueblo, yéndose a otro exilio

Lloro por mi pueblo, furioso de haber amado tanto a Sefarad

Lloro por mi pueblo, que se pregunta si Sefarad fue sólo un sueño

 

Han pasado muchos otoños

Mira—

Mi pueblo ya secó sus lágrimas

Mi pueblo ya se inclina a otra costa

Ya se levanta un clamor entre mi pueblo:

No lloraré más

No lloraré más

 

Hijica, escucha la canción en nuestros corazones

Es dulce y triste y hermosa y quebrada

Es todo lo que nos queda:

la nostalgia por la brisa triste de España

JESUS JAMBRINA

SUENO DE SFARAD

Poetry